martes, julio 05, 2011

Carlos Barbarito. Todos duermen menos uno: penetra...

Jan Saudek.



Todos duermen menos uno: penetra
la espesura, un ojo abierto
para lo que surge y otro ojo,
aun más abierto, para lo que declina.
Al cabo, tal vez, por fin,
sabrá por qué álgebra o magnetismo
se endereza cuanto existe
hacia el fondo del fruto,
hacia el vientre donde se concentran,
encadenados, los cuatro ríos
del Paraíso. Más allá
del mero gusto, del simple esbozo,
del roce del plomo con su hilo
sobre la laca y el vidrio,
se sumerge con los ojos abiertos
mientras los demás duermen,
cada cual en su cama, inmóviles.