jueves, mayo 19, 2011

Carlos Barbarito. Dos poemas recuperados






Modigliani

Bebe porque tiene sed

y porque tiene sed se mancha.

Su dios es pequeño,

muere cada otoño antes que las hojas.

En cada tela, un desnudo.

La cabeza hacia un lado.

Golpea el vidrio un viento:

¿quién detendrá su furia,

quién acariciará la frente de ese potro,

quién tocará una a una las cuerdas,

un sonido en progreso

en dirección a cierto amor,

a cierta isla cimentada en calma?

William Orpen



Los animales vienen a su encuentro...

Los animales vienen a su encuentro.

Le ladran, mugen, balan,

gruñen, pían, chillan.

Le lamen las manos y la cabeza.

Algunos, los que tienen brazos, la abrazan.

Otros le pasan sus lomos por las piernas.

Un sueño de niño, sin sobresalto.

La vida tal cual es, desnuda, sin artificio.