jueves, abril 21, 2011

Carlos Barbarito. Presiente. La carne se hará aire…

Minor White



Presiente. La carne se hará aire
y el insomne, por fin, se quedará dormido.
Se sumergirá entonces la partitura
y del fondo surgirá, levemente atonal, una música.
Anhela. Cava en el corrector hasta la errata.
Sombra luminosa el error.
Aferrado a su cuerno, mira.
Escombro nutricio lo antes despreciado.
Sale. Relámpago que dura:
el mundo resiste en el nudo de la madera,
en la proa alquitranada,
en el apretado cordaje,
en la médula y la espalda de la tormenta.
Llega. En el momento en que la nave cabecea
y un pájaro marca con su saliva
de principio a fin la bitácora.
Ojo y mano tendidos hacia adelante
donde se eleva, más allá de la niebla,
envuelto en variables llamas, un teatro.