viernes, julio 17, 2009

Carlos Barbarito. Un largo trueno hueco...

Un largo trueno hueco.
Un andén, mojado y vacío.
Pero el viaje no comienza, ¿entonces?
La mirada, puesta más allá de la última casa.
Desde lejos, ecos del mar, de otras voces.
El puño que se cierra y tiembla.
Pero el viaje no comienza, ¿entonces?
Una lluvia gris, densa y persistente.
Cae sobre las vías, los tiznados galpones.
Espera, mira el reloj, se pregunta por la hora de partida.
Cierra los ojos, dice Nilo como dice bosque de Duino.
Y sombra de Byron, cántaros de Grecia, grullas y sudarios.
Pero el viaje no comienza, ¿entonces?