martes, agosto 07, 2007

Carlos Barbarito. La herida está en otra parte, no...

La herida está en otra parte, no
donde la supone. De
todos modos, le sangra y le duele.
No está en su mirada,
la de quien ya no espera
ver de nuevo el reflejo de la luz en el agua,
ni en una de sus manos,
la del que ya no ansía encontrar una llave
en la más cerrada espesura.
Está donde no se ve,
donde en sueños no se llega,
donde la creencia más fuerte
no alcanza, la razón
tropieza y se derrumba.
Todo por un no, por un simple no,
más de desdén que de enojo,
salido de una boca que creía,
luego de tantas noches y días, también suya
y que volvía a ser, de nuevo
y ahora para siempre, desconocida y ajena.