viernes, agosto 17, 2007

Carlos Barbarito. En un reparo, con el brillo en la mano...

(A Eduardo Espina)

En un reparo, con el brillo en la mano.
Con lo que se endereza, gana ritmo
como el agua obtiene pulso. Y es Oriente,
factura de hechicería, postal grabada
más allá de lo espejado y momentáneo.
Obtiene lo que irradia, se reitera
en fervores y trenes, besa una boca
de fauno, su lengua, granadas, liturgia.
Qué misterio: se viste y es el desnudo,
en la ropa caída un pliegue de Spinoza,
un pasaje claro que nunca será leído,
un pasaje oscuro, que leerán
los que nunca leyeron, entre centella y centella.
En lo que se transparenta
para dejar ver, más allá de si,
niños entrelazados, parto con música
de cámara, espacio nupcial
que el geógrafo sitúa
donde el médium sitúa
el espíritu recién desgajado de la carne.
Llega y es silbido al que acuden los pájaros.
Agua que, en sobreabundancia,
se extiende a la mirada de los castores.
Allí copulará con la desconocida,
sabrá del caracol y del compás,
llegará, por fin, a tiempo
para trazar una elipse en el aire,
en la seda y en la luz, una parábola.

1 Comments:

Blogger rodrigo núñez carvallo said...

Barbarito:
Me encantó tu blog
hecho de tiempo y arte.
Aquí desde la Lima sísmica
releo a Trakl
sueño con los muertos
esperando a un amigo
que no llega.

www.rodrigonunezcarvallo.blogspot.com

6:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home