viernes, junio 15, 2007

Me dijo Karina Barg...

La muestra Elementos fue un homenaje a mi padre al año de su fallecimiento. Entonces quise saber en qué momento de desintegración estaría su cuerpo en cada instancia y pedí referencias a un médico amigo. Armé fotos de dos metros sesenta por un metro ochenta con la forma de una montaña, en relación a mi apellido, BARG, que significa MONTAÑA en un slang del medioevo alemán. Las armé con tomas que fui haciendo en la ciudad. Pero aún estaba lejos de lo que quería yo lograr . Usé la misma toma trece veces, que es el número de la resurrección, y las monté directamente sobre el muro de cal de la galería subterránea que hay debajo la pizzería Filo en el bajo porteño. La foto del fuego la obtuve en una cabina de asadores de carne en la calle Córdoba.Yo nunca antes había estado en un cementerio... Y la primera vez fue ante la tumba de mi padre. A la salida pasé por un vivero y compré plantas flores y tierra. Al día siguiente me encontré en mi balcón con las manos en la tierra y dije: tengo que fotografiar este momento...La tierra era negra de vivero pero, al ser reveladas, las tomas tenían el color de la tierra seca del cementerio...